Pinches Clientes
Eventos trágicos

El anuncio es mío

Después de trabajar el diseño de una lona y de mandarle varias propuestas por e-mail al cliente (todo en baja resolución y con marcas de agua, obviamente), me encuentro con mi diseño en una revista sin ni siquiera habérmelo pagado, en baja resolución y aún con las marcas de agua. Guardé la calma, le marqué a mi cliente y le expliqué que eso no se debía hacer debido a que el trabajo no estaba terminado, ni pagado.

Cliente: ¡Ah, que la fregada! ¿Y por qué te lo tengo que pagar? ¡Si es anuncio de mi negocio! Además, yo te dije que le cambiaras la letra y le quitaras una foto. No me vas a hacer wey y quitarme dinero por una tontería.

Nunca me lo pagó.